Saludemos sin opinar

Cuando nos encontramos con alguien tendemos a saludar dando nuestra opinión sobre su físico. Generalmente se hace sin mala intención, pero no somos conscientes del daño que nuestras palabras pueden ocasionar. Antes de decirle a una persona que ha ganado o ha perdido peso, se le ve más mayor o más joven, más cansada o menos, no te olvides que esa persona ya sabe cómo está. Ella o el no te está pidiendo tu opinión. ¿Por qué no aprendemos a saludar sin opinar?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.