En realidad, de una u otra manera, todas nosotras vivimos con nuestras zapatillas de casa. Esas que siempre están y por “arte de magia” te reciben sin pedir nada a cambio. Que te “saludan” de esa manera tan peculiar porque viven a tus pies, porque viven y vienen a...