Zapatillas de casa

En realidad, de una u otra manera, todas nosotras vivimos con nuestras zapatillas de casa. Esas que siempre están y por “arte de magia” te reciben sin pedir nada a cambio. Que te “saludan” de esa manera tan peculiar porque viven a tus pies, porque viven y vienen a tu sombra, a la sombra. A la sombra de tu TCA.

 

No hay que tener miedo a las sombras. Ni a los fantasmas. Porque de existir (estos últimos) quedarán vagos recuerdos. Tan vagos que se acaban marchando, de abandono. Pero a las sombras… hay que tenerles cariño.

 

Porque las sombras permanecen. Para bien. A las sombras una les acaba cogiendo cariño. Y sobre todas las cosas, a las sombras hay que llamarlas por su nombre. MAMÁ. PAPÁ. Como nosotras, sus hijas, con sus claros y oscuros. Perdóname, fue sin querer.

 

Hoy toca hablar de nuestras zapatillas de casa, de vosotras, madres y padres. Hoy no toca (ni ayer ni mañana) de nombres propios. Pero hoy sí toca hablar de Eduardo, Mar, Teresa, Consuelo, Ana, Noelia, Alejandro, Jaime… en particular y en general. En sentido figurado y con sus particularidades. GRACIAS. Porque hoy, por un día (aunque no nos gusten demasiado) seremos la etiqueta de “Día Mundial de” e iremos de etiqueta. Hoy es 2 de junio: el Día Mundial de Acción por los TCA. Hoy toca tocar la puerta de la VISIBILIDAD TCA de manera oficial.

 

En esta nueva etapa, este nuevo horizonte post “Covid-19”, esta distopía que solamente una pensaba haber imaginado en su etapa universitaria con la lectura de la irrepetible 1984 de George Orwell, como advertencia hacia la obediencia, hacia una misma y hacia lo que a una le rodea o lo que se traduce por respeto a una misma, desde su “yo” más interior, aquello que nadie puede llegar a oler de una misma hasta su capa externa más radical, su cuerpo, una se da cuenta de que aún en un “estado de alarma” sin precedentes, tras un “confinamiento” hollywoodiense, “desescaladas” con matices, de fases trifásicas, en realidad ,para toda la comunidad en general pero en particular para toda ese segmento golpeado por las enfermedades mentales, este año 2020 y la era COVID-19 está siendo uno de los mayores pulsos que nos está tocando vivir.

 

Sin recursos suficientes, dispersión de enfermas, sintiendo que los TCA se quedan huérfanos de los presupuestos públicos, donde la atención que merece no tiene ya hueco más allá de la tinta caduca de los secciones parciales de la prensa escrita, bancadas políticas residuales que prometen pero que en el programa no lo meten, ni provoca reacciones ni declaraciones públicas y me queda por pensar si tendrán un hueco en aquellas cartas de ajuste obsoletas para un ratito de lectura de algún pasaje de algún testimonio de algún heredero o heredera de esta enfermedad con mayúsculas que lo pasó a limpio.

 

Debutar, mentir, alarma, ingreso, noche, hospital, darse cuenta, reflexión, vida psíquica y emocional, impotencia, reacción, querer, médicos, pediatra, reacción, importancia, cruel, gravedad, TCA, siglas, acudir, clínico, tontería, miedo, bulimia, meses, años, anorexia, vómito, endocrino, más allá, hija, provocarse, aprender a ayudar, consejos, estar a su lado, terapeuta, equivocarse, escuchar, estar a su lado, tirar la toalla, ir en el mismo sentido, ensayo, error, tiempo, discusiones, enfermedad, información, sentimientos, rabia, confianza, proceso de recuperación, días mejores, peores…

¿Alguna de estas palabras es sinónimo de comida?

¿Alguna de estas palabras habla sobre capricho?

¿Alguna de estas palabras describe enfermedad?

Si has respondido sí a la tercera: únete

FDO: EX-PACIENTE TCA ANÓNIMA

2/6/2020

 

PARA TCA ARAGÓN

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *